divendres, 10 de febrer de 2017

Canción del eco

Christina Rosenvinge és una cantautora amb cognom danès, però nascuda a Madrid. Entre el seu repertori té una bella cançó, que narra la trobada entre Eco i Narcís, com la nimfa és menyspreada i com Narcís s'enamora d'ell mateix. El tema, cantat per aquesta veu  tan peculiar, crec que pot agradar a molts que s'atansen al món clàssic des de punts de vista ben diversos, com ara la reivindicació d'un feminisme incomprès i partint del relat ovidià. Segons explica la Mònica Miró, no són poques les Ecos que hi ha darrere tot Narcís...


Condenada por los dioses,
sin su linda voz.
Eco se esconde en la cueva con su dolor.
El corazón mudo sólo puede repetir
las últimas sílabas que acaba de oír.
Narciso es soberbio,
¡por Dios qué guapo es!
Las ninfas se ofrecen ante su desinterés.
Pasea en el bosque su melancolia.
Nada es suficiente su alma está vacía.
Eco de lejos le espía y suspira amor.
Como confesarlo sin su propia voz..
Un claro del bosque se abre para los dos.
La cálida ninfa se muestra
con todo candor.

¿Quién eres tu niña loca?
Niña loca… Niña loca…
Muero antes que darte un beso.
Darte un beso… Darte un beso…
Quiero estar solo en el río.
En el río... en el río…
¿No pensarás que te quiero?
Te quiero… Te quiero…
Te quiero… Te quiero… 
Narciso recibe castigo por ser tan cruel.
El agua nunca fue tan clara, ni tanta la sed.
Al ver su reflejo por fin descubre el amor.
Ahogado en sí mismo se convierte en flor.
Eco de pena y locura, se consumió:
solo quedó resonando sin fin
su linda voz. 
¿Quién eres tu niña loca?
Niña loca… Niña loca…
Muero antes que darte un beso.
Darte un beso… Darte un beso…
Quiero estar solo en el río.
En el río... en el río…
¿No pensarás que te quiero?
Te quiero… Te quiero…
Te quiero… Te quiero… 
Ahora tu dime:
¿Que demonios hago yo aquí?
¿Soy solo tu espejo o me ves a mi?
¿Se me consiente algo más que repetir
cada palabra que tu deseas oir?
Tocas el agua se tiende la nariz.
La imagen es vana, el llanto no tiene fin.